Buscar
  • Red Lat. Constelaciones F

El dinero

Por: Evelyn Fuentes Morell, Contadora de profesión. Consteladora Familiar

Miembro del equipo fundador de la Red Latinoamericana de Constelaciones Familiares.

El dinero es una energía en movimiento, circula de mano en mano a cambio de algún servicio que hemos prestado o la entrega de un producto. El dinero tiene una dimensión espiritual, el dinero sirve a la vida, ya que nos permite la supervivencia, la adquisición de alimentos, nos ayuda a realizar nuestros proyectos, entre otros.

El dinero que hemos ganado con esfuerzo, posee la máxima energía, quiere decir que será de mayor utilidad a nuestra vida y a la de los que nos rodean. Por el contrario el dinero ganado de mala manera, el dinero que no se mira con respeto, posee poca energía, quiere decir, que no se retiene fácilmente, se escapa.

¿De dónde viene nuestra primera relación con el dinero?, viene de nuestra familia, principalmente de la relación que tienen nuestros padres con éste, de lo que nosotros desde pequeños hemos visto y escuchado.

La forma como nuestros padres miran el dinero, es nuestro primer acercamiento a él, algunas de estas frases o creencias que hemos escuchado desde nuestra infancia son: el dinero es sucio, el dinero no da la felicidad, es mejor ser pobre que rico porque de los pobres será el reino de los cielos, así, tenemos una interminable lista de frases, creencias o conductas negativas con respecto al dinero, las que poco a poco se han ido grabando en nosotros. Estas influencias pueden manifestarse en nosotros de diferentes formas, como tomar el dinero con vergüenza, como algo sucio, o como algo que no merezco. El hecho de tener o ganar dinero, puede ser una fuente de incomodidad para los que ven a sus padres siempre endeudados, en resumidas cuentas todas estas creencias se presentan como oposición y rechazo al dinero.

Otro punto importante que afecta a nuestro fluir con el dinero, es la que llevamos inscrita en nuestro grupo familiar, como las fidelidades a uno o varios integrantes de nuestro árbol genealógico, las cuales repercuten directamente. Estas fidelidades pueden ser hacia un pariente excluido, algún familiar no reconocido, niños abandonados, duelos no realizados, abortos, abusos, asesinatos, suicidios, dinero obtenido por algún antepasado con engaños o explotación, y/o derroche de fortunas, todas partes de nuestra historia familiar. Es importante destacar que dentro de nuestra familia no todos tienen la misma relación con el dinero, ya que las fidelidades o creencias, no tienen los mismos efectos en cada integrante.

Entonces todo aquello que heredamos con respecto al dinero, luego se presenta en nuestra vida adulta como un obstáculo para obtenerlo, echándole la culpa a veces a nuestra buena o mala suerte o, naturalizando nuestra mala situación económica, con frases o situaciones tales como: paso siempre endeudado, no duro en los trabajos, siempre me toca un jefe abusador, siento que trabajo mucho y gano poco, no soy reconocido en mi trabajo a pesar de ser muy capaz, gano mucho dinero pero no puedo conservarlo, he sufrido de estafas o robos. Estos son algunos de los muchos motivos que nos muestran que no estamos en sintonía con la energía del dinero que recibimos.

Las constelaciones familiares juegan un papel importante en develar el origen de todos nuestros problemas con el dinero o por lo menos nos ayudan a encontrar esa dimensión oculta para reconciliar y liberar aquello que nos bloquea. Una pauta a seguir es estar en armonía con los órdenes del amor, lo que nos lleva a la reconciliación y respeto, con nosotros y nuestro entorno. Los órdenes del amor puede ser una carta de navegación en nuestra vida, no sólo para sanar nuestra situación con el dinero, sino también para crecer como seres humanos.

Uno de los Órdenes del Amor nos invita a aceptar, todo tal y como es. Es inclinarnos con humildad ante la vida, respetando y agradeciendo todo lo que viene, la vida nos bendice con mucho más, porque vivimos sin expectativas, ni exigencias.

Aceptar y rendirse a la realidad nos abre a algo más grande y es fuente de verdaderos cambios. Para que lo bueno aparezca, primero tenemos que aceptar las cosas como son. DIGO SI A TODO.

El Orden del Amor de la Pertenencia, nos conecta con dar un lugar a todos los integrantes de la familia. Todos los miembros de una familia tienen derecho a pertenecer y ser parte: cada persona que ha pertenecido a un sistema, indiferentemente de lo que hizo o dejó de hacer, tiene derecho a pertenecer. Si por algún motivo se excluye a alguien, el sistema reacciona y un miembro de una generación posterior se verá afectado por ese hecho.

El Orden de la Jerarquía, nos recuerda que cada uno de nosotros debemos ocupar el lugar que nos corresponde en nuestra familia. Respetando a las personas que llegaron antes. En este sentido se dice que nuestros padres son los grandes y nosotros los pequeños.

El Orden del Equilibrio entre dar y tomar. Antes de dar tengo que tomar, ¿tomar que quiere decir?, tomar a mis padres tal como son, aceptarlos incondicionalmente, de esta forma podré devolver aquello que he tomado por agradecimiento. ¿Y cómo se presenta en mi vida el devolver aquello que he tomado?, entregando a otros mis servicios, dando empleo a otros, realizando un proyecto, creando familia, cualquier cosa que represente nuestro servir a la vida. El dinero que recibimos es la compensación a nuestro buen dar. Y por el contrario si no tomo a mis padres, o si sólo tomo un poco, si no recibo, tiene como consecuencia no entregar mucho a los demás, y por consiguiente, la respuesta del universo será también pobre hacia nosotros.

Por lo tanto, el proceso para mejorar nuestra relación con la energía del dinero empieza, agradecimiento a la vida tal como es, aceptando a nuestros padres tal como son, estar en el lugar que nos corresponde y aprender a dar y recibir. La toma de conciencia de estos órdenes, es el inicio a la liberación de nuestros problemas y bloqueos con el dinero.

“Cuando nos movemos en consonancia con un movimiento del espíritu

o nos vemos absorbidos por un movimiento del espíritu,

sentimos de repente que ahora estamos abiertos para un entendimiento nuevo.

Pero no sé qué nos espera.

De modo que esperamos y, de repente, tenemos el entendimiento nuevo.

Este entendimiento es creativo.

Se refiere a algo que no existía todavía.”

Historias de éxito en la empresa y el trabajo.

Bert Hellinger.


148 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Latinoamericana de Constelaciones Familiares.