Buscar
  • Red Lat. Constelaciones F

EL TRABAJO Y EL ÉXITO


Por: Evelyn Fuentes Morell, Contador Auditor de profesión. Consteladora Familiar

Miembro del equipo fundador de la Red Latinoamericana de Constelaciones Familiares.


El trabajo es considerado socialmente una de las cosas más importantes en la vida del ser humano, ya que indica estatus social, nivel profesional y/o nivel económico. Por tanto siempre estamos buscando el éxito en él.

El éxito en el trabajo no sólo se mide por el dinero que ganamos, la profesión que tenemos, el oficio que realizamos, el cargo que ostentamos o por ser dueños de una empresa, sino también por el tipo de relaciones que mantenemos con nuestros pares, las jefaturas o con el equipo que tengamos a cargo. Querámoslo o no, el estado actual de nuestro trabajo, es el reflejo de nuestra vida.

Cuando nos encontramos a veces con algo que no anda bien en nuestro trabajo, y sentimos alguna resistencia, entonces quizás nos preguntamos: ¿qué estoy haciendo aquí?, ¿por qué tengo problemas con mis pares?, ¿me siento a gusto en este trabajo?, ¿estoy satisfecho con lo que hago?, ¿me siento valorado?, ¿esto es lo que quiero para mi vida?, ¿trabajo sólo por necesidad?, etc. Si bien tenemos esas resistencias, seguimos en ese lugar durante muchos años.

Por otro lado están las personas independientes, que tienen problemas para cobrar un dinero justo por sus servicios o productos, como si su trabajo no tuviera el valor suficiente.

Existen algunos profesionales como por ejemplo, contadores o abogados, que les es más fácil hacer ganar dinero a los demás, que ganar dinero para ellos mismos. Están también aquellos que no se atreven a pedir aumento de sueldo o se conforman con un sueldo poco acorde, sabiendo que su trabajo si lo vale, la mayor parte del tiempo esperan que el jefe o la empresa, les de ese aumento, el cual por los general nunca llega. Uno de los motivos por los que existen diferencias en sueldos dentro de una misma empresa, es porque son pocos los que se atreven a solicitar un aumento.

Una forma de medir la satisfacción que tenemos con nuestro trabajo, es la conciencia con que este se hace. El ser humano toma su trabajo como fuente de realización.

Según las constelaciones familiares, el éxito o fracaso en nuestro trabajo, la dificultad para cobrar los justo o la incapacidad de hacer que nuestra empresa tenga éxito, puede tener varias implicancias, la primera y más importante, es no tener una buena relación con la madre, la segunda, no estar en concordancia con los órdenes del amor y finalmente tener alguna fidelidad con un ancestro o algún tema no resuelto en la familia.

Quien no ha tomado a su madre, es imposible que tenga éxito en cualquier ámbito de la vida.

Un empleado que está enojado con la madre, se comportara de la misma manera con la empresa.

Un gerente que tiene mala relación con su madre o no la respeta, puede llevar a la empresa a la quiebra.

También, si se busca a un socio, tal como éste mira a su madre, así se comportará, si la mirada es de agradecimiento y amor, será un buen socio, ya que con el hecho de haber tomado a su madre tendrá la capacidad de entregar.

Como dice Bert Hellinger. Al elegir a los empleados, cualquiera puede ver enseguida si tiene una buena relación con la madre. Se le ve en la cara. La cara le reluce. Los demás se dirigen a él inmediatamente. Este es el efecto de una buena relación con la madre.

Por tanto el primer y mayor éxito, es dirigirnos y aceptar a nuestra madre con amor tal cual es, luego de esto, tendremos la certeza de la llegada de los otros éxitos.

Los órdenes del amor son una guía en el logro del éxito en nuestro trabajo.

El Orden de Pertenencia, primero que nada debemos saber, que una empresa pertenece a aquellos a quienes les sirve. Sirve a sus clientes, a sus proveedores y a sus empleados.

Para pertenecer a una empresa, debemos ubicarnos en nuestro lugar dentro de ella, adoptando sus costumbres, sus hábitos, estilos de vida, ideales e identidad, ser parte del bien común. Las empresas funcionan como una gran familia. Cuando logramos estar en sintonía con la familia/empresa, estamos en condiciones de recibir aquello que ella nos quiere dar.

El Orden de la Jerarquía, éste determina qué lugar tiene cada uno dentro de la empresa, respetar a aquellos que llegaron primero, independiente del cargo que estos tengan. El que llegó antes tiene preferencia respecto a aquellos que llegaron después. También un producto que llego antes tiene preferencia, respecto a los productos que llegaron después. En este punto también se incluye el respeto a los socios fundadores de la empresa.

Si una persona llega última y se pone por sobre los que estaban antes, como por ejemplo sobre su antecesor o sobre el socio fundador de la empresa, esta persona llevará la empresa a la ruina. Cuando esto ocurre los mejores trabajadores terminan abandonando la empresa.

El Orden de dar y tomar. Vida y madre son internamente lo mismo. Tal como uno toma a su madre, así toma a la vida y al trabajo. Servimos con nuestro trabajo a la vida. Por el contrario si sólo tomamos, nos sentimos culpables.

La empresa saca su energía del servicio que entrega. Si ésta es necesaria y cumple con los servicios que presta, será una empresa exitosa.

Si prestamos servicios como independientes y no cobramos por nuestros servicios, o cobramos menos de lo que vale nuestro trabajo, se produce un desequilibrio, tanto para nosotros que lo entregamos, como para el que los recibe.

Las fidelidades inconscientes con algún integrante del árbol, creencias del grupo familiar, o algún secreto que se mantuvo oculto, influyen en nuestra capacidad de tener éxito o fracaso en el trabajo. Por ejemplo, una vez que logramos el éxito, ponemos obstáculos para no mantenerlo, con el fin de no traicionar a la familia, la cual no tiene buena situación económica. También puede ser que el sueldo que ganamos no puede ser mayor al que gana nuestro padre, o que si todos los integrantes de mi familia siempre han sido trabajadores dependientes, yo no puedo tener mi propia empresa. Una vez que nos hacemos consientes de estas u otras fidelidades, nuestro trabajo podrá fluir con mayor facilidad.

Ahora bien, si tomamos conciencia de los desórdenes y logramos poner orden, nuestro campo laboral encontrará su equilibrio.

Atrevámonos a cobrar y hacernos pagar el sueldo que consideremos justo.

No le tengamos miedo al éxito.

Cuando creamos empresas o nuevos servicios y tengamos dudas de si tendrá éxito o no, preguntémonos ¿A quién sirve?. La respuesta debe ser, Sirve a la vida y sirve con amor.

“Si logramos con alegría y amor el movimiento hacia nuestra madre,

estamos dispuestos a dirigirnos del mismo modo a otros en nuestro trabajo,

igualmente con amor y con alegría.

Con esta postura de amor por nosotros y por otros,

haremos nuestro trabajo para ellos y para nosotros con alegría.

Bert Hellinger

Referencia Bibliografica:

Hellinger, Bert. “Historias de éxito en la empresa y el trabajo”. Editorial Rigden Institut Gestalt, Buenos Aires, 2013.

Hellinger, Bert. “La práctica del asesoramiento empresarial”. Editorial Rigden Institut Gestalt, Buenos Aires, 2013.

35 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Latinoamericana de Constelaciones Familiares.