Buscar
  • RELACOF

La Alegría de florecer

Actualizado: 26 de nov de 2020

Laura Coy Molina, Psicóloga, miembro de la RELACOF. Doctora Alegría

Sin raíces no tenemos fuerza para crecer.

Cada uno de nosotros es como una semillita que está plantada en un gran jardín, que para crecer necesita echar raíces, tomar la fuerza de la tierra, la energía del sol y así tomar el impulso para florecer. Para mi la palabra florecer tiene mucho significado, tiene que ver con esa capacidad de encontrarnos con nuestra esencia y desplegar todo nuestro potencial con plena libertad. Florecer tiene que ver con despertar a la vida para vivirla en todo su esplendor. Florecer es conectar con el amor puro e incondicional, es abrirse a la vida y seguir su movimiento. Cuando florecemos a la vida, encontramos una profunda Alegría que surge de nuestro interior, y esta alegría viene llena de fuerza, de gratitud, de confianza, y sobre todo de autenticidad. Dicen que ninguna flor, así sea de la misma especie, nunca es igual a otra, y en eso seencuentrasuprofundabelleza.. ¿Yquénospasaalossereshumanosquetodo el tiempo nos empeñamos en tratar de ser iguales a alguien más, de seguir los pasos de alguien más, de repetir las historias de alguien más? Tal vez tenemos miedo de hacer las cosas de manera diferente y dejar de sentir que pertenecemos a algún lugar, y es ese miedo a ser diferentes lo que muchas veces nos impide florecer y vivir en libertad. Es bien sabido, que cada uno de nosotros nace en un sistema familiar, allí los cuidados que nos proveen nuestros padres, son los nutrientes que nos llevarán a fortalecer, ellos son nuestras raíces, y sin duda nos dan la fuerza para crecer. Fortalecer nuestras raíces no quiere decir aferrarnos a ellas, pues quien se aferra a ellas impide su propio crecimiento, fortalecer entonces nuestras raíces implica tomar de ellas únicamente lo que necesitamos para impulsarnos, abrir nuestras ramas y florecer. Fortalecer nuestras raíces implica afirmar nuestro origen, reconocer el tesoro de las tormentas y valorar el aire fresco de los días soleados. La Alegría de florecer llega a nosotros cuando nos reconciliamos con nuestra historia, cuando soltamos las cargas del pasado y cuando agradecemos lo que nos fue dado. Para florecer es preciso reconocernos a nosotros mismos, asumir lo que somos, y tener el valor de asumir nuestra vida en libertad y plenitud.


Te invitamos a escuchar una meditación guiada.




49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo