Buscar
  • RELACOF

La Familia esta viva en nuestra piel

Actualizado: feb 9

Por Laura Coy Molina, miembro de RELACOF



Desde que somos concebidos, en nuestro pequeño cuerpo que comienza a formarse van quedando grabadas historias. Y no solo las que experimentamos en nuestras piel sino también las que nos llegan a través de nuestra familia por medio de emociones, ideologías, hábitos, formas de pensar y estilos de vida.


La manera en la que fuimos concebidos, el tipo de parto, las caricias que recibimos en la infancia, la forma en la que nos relacionamos con nuestra familia y hasta el efecto que nos causan los desafíos laborales está escrito en nuestra piel. Es por eso que podemos decir que nuestro cuerpo nos está hablando todo el tiempo, y que allí, en algo tan nuestro, tan propio y aparentemente tan individual podemos reconocer la huella que nuestro árbol genealógico va dejando generación tras generación.


Nuestro cuerpo es el mapa físico de nuestra conciencia, es el reflejo de la forma en la que nos movemos en la vida y está dotado de una sabiduría infinita y misteriosa que nos mantiene con vida, que nos permite experimentar cada instante de la vida y guardar en él la memoria de cada una de nuestras experiencias.


Además de sus funciones fisiológicas, es un sensor y una fuente infinita de información que nos permite descubrir nuestra propia historia, así como liberarnos de aquellas cargas que no nos nuestras aunque hemos asumido como propias.


La memoria celular de nuestro cuerpo con conecta con la memoria de nuestro sistema familiar, parafraseando a Alejandro Jodorowsky, podría decir que las experiencias positivas y los recuerdos agradables nos llenan de energía vital y nos impulsan a crecer, mientras que las experiencias y los recuerdos negativos, esos que tal vez permanecen ocultos, se manifiestan a través de dolores y malestares en nuestro cuerpo. Comprender entonces que todo nuestro pasado, tanto el familiar como el individual habita en nuestro cuerpo nos posibilita comenzar a liberar aquello que no nos pertenece y que nos limita para tomar nuestra vida y vivir plenamente.


¿Y cómo darnos cuenta que historia nos está conectando nuestro cuerpo? Solo es cuestión de silenciar nuestra mente y escuchar con atención cada una de las dolencias que nos aquejan, de las tensiones que nos contraen y del malestar que nos limita. Recuerda que al confiar en la sabiduría infinita de nuestro cuerpo hallaremos las respuestas.


A continuación te comparto un ejercicio propuesto por Alejandro Jodorowsky, en su libro Metagenealogía que te permitirá comenzar a tomar consciencia de la huella que han dejado los miembros de tu familia en tu cuerpo


https://soundcloud.com/monica-campos-781934172/la-familia-en-la-piel


Laura Coy Molina

Doctora Alegría





40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo