EN TODO MOMENTO LA VIDA ES NUEVA

Cuando de acaba lo nuevo, nuestra vida también se acaba.

Por Luz Betancur Posada



Al observar la naturaleza nos damos cuenta que constantemente, ella se está renovando.

Ella nos muestra que todo lo nuevo surge de lo viejo. La naturaleza se desprende de lo antiguo para gestar un brote nuevo.

Generalmente nuestra conciencia se resiste a lo nuevo, prefiere lo que ya conoce porque teme a lo desconocido. Nuestra conciencia entra en contradicción con la incertidumbre, reteniendo lo que ya fue. No suelta lo antiguo pues cree que así asegura su supervivencia; tan fuerte es nuestro instinto a sobrevivir que limitamos nuestro movimiento hacia adelante, es decir hacia la vida.


Sin darnos cuenta quedamos abrazados a lo pasado, nos movemos en forma circular, en una interminable repetición que nos lleva a vivir sin vivir de verdad.


Tan profunda puede ser la costumbre de lo ya conocido, que creemos estar viviendo y acusamos a la vida de ser rutinaria, sin hacernos cargo de que somos quienes hemos hecho de nuestra vida una rutina al decidir no soltar lo que ya fue para que nazca de nuevo.

El alma en su deseo de evolución, nos regala situaciones desequilibrantes para que, al salir de nuestro lugar de confort, activemos nuestra capacidad cocreadora y renovemos cada día nuestra vida.


La vida por si sola, va siempre hacia adelante, decirle no al flujo natural de la vida es estancarse y quedar inmovilizados con el pasar del tiempo. Una vida en monotonía nos va conduciendo a perder el sentido de vivir. Y ¿que seria nuestra vida sin sentido? Algo así como muerte en vida.


Permitirnos conectar con los otros, con otras realidades, significará renovar nuestra mirada. Veremos que la Vida quiere ser vivida a plenitud y que la fuerza para abrirnos a todas sus novedades y aprendizajes ya esta dentro nuestro.


¿Cómo confiar en lo nuevo? “Lo nuevo” no es ni bueno ni malo, simplemente es lo nuevo… Y si la vida siempre es nueva cuando sigue su curso, ¡como no confiar en la vida!

Te invito a una corta meditación, para que siempre recuerdes que está en tus manos, el renovar cada día tu vida.


Cierra tus ojos, toma conciencia del aire que entra y del aire que sale… Respira profundo.

Visualiza delate de ti un camino, avanza por el, observa el paisaje que rodea el camino, recuerda que, así como la naturaleza siempre se renueva, a cada paso que das, tu te estas renovando.


Visualízate dando cada paso con la mirada puesta hacia adelante. En cada paso vas a decir: Celebro todo lo que fue, me dispongo a dejarme conducir por la fuerza de la vida que siempre se renueva. Celebro lo nuevo y tomo la vida con todo lo que me brinde.

Respira profundo y disfruta del estado interior que nos brinda la entrega total a la vida.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo