Buscar
  • Red Lat. Constelaciones F

…POR PERTENECER


Por: Isabel Marín Restrepo, miembro fundador de la Red Latinoamerica de Constelaciones Familiares (RELACOF)




Sentada en la banca del parque viendo los niños jugar,

Mamá, mamá mira, esto! Mira cuanto he avanzado y de cuanto soy capaz,

…gritaban ellos cada vez que su cuerpecito pequeño hacían columpiar.

¿Te gusto mamá? ¿Me viste papá?

Cada vez que sus bracitos fuertes en las barras podrían trasladar.

Y ahora adulta ya, me inclino agradecida ante papá y mamá,

Consciente que la vida es más que un juego aunque también se pueda disfrutar,

pido su bendición, dando las gracias, por tanto,

y me dispongo avanzar ya sin mirar hacia atrás.

De niños, pertenecer se hace una necesidad vital por lo menos en la condición humana, ya que, de ello, depende nuestra alimentación, no morir de frio y la protección antes tantas necesidades que hace posible vivir. Es así, que pertenecer siendo bebes y niños, es asunto directamente relacionado con vivir. Lo anterior, es un consenso a nivel mundial contemplado por la psicología.

Cuando las personas vienen a consultar conmigo, suelo poner sobre la mesa la siguiente metáfora, y es que a consulta entra una persona y salen dos, sale la persona que entro de la mano con su niño interior, y empieza un camino de caminar a su lado buscando comprender, qué es aquello que le ha movilizado a tomar las decisiones mas trascendentales de su vida, y si, parece una locura si se ve conscientemente que un niño pequeño sea quien decida, pero muchas veces quien crea una empresa, quien comienza una relación afectiva, quien tiene hijos no es el adulto, sino el niño que aun dentro de nosotros, desde alguna esfera inconsciente, toma las decisiones mas importantes de nuestra vida. Hace unos meses, facilité una Constelación Familiar de una dueña y creadora de empresa en la ciudad de Medellín, y cuando terminamos su Constelación, ella con sus ojos abiertos y asombrada de lo que vio allí, expreso: ¿antes de tomar decisiones o de emprender grandes empresas uno debería darse la oportunidad de mirar hacia adentro y poner orden para saber quién realmente está actuando si el adulo o el niño buscando eslabones perdidos, verdad?

Y como suele decir una colega muy cercana: si, si si. Así es.

En mi vida de acompañamiento terapéutico, he tenido la oportunidad de acompañar el proceso de parejas, padres de familia algunos aun en relación de pareja y otros separados- Me ha sorprendido justo ver como en muchas ocasiones algunos de los miembros de la pareja en crisis o ambos, o los padres de familia, se embarcan en grandes aventuras y litigios tanto jurídicos como emocionales, y todo, porque en el fondo, esta un niño buscando ser mirado, un niño o niña buscando el eslabón perdido en algún momento de su historia de vida, un niño o niña movido por la necesidad de pertenecer, repitiendo la historia de sus padres, defendiendo causas que ni siquiera son propias y dejando en blanco las hojas por escribir de su propia historia y decisiones. Como expresa en su libro “Ay mis ancestros” de Anne Ancelin Schutzenberger: resultamos no ser tan libres como pensamos.

Y es así, que pertenecer es un asunto que nos permite vivir en la infancia, mas, en la etapa adulta cambia vertiginosamente de sentido pidiéndonos resignificar el sentido de la pertenencia para que lo que alguna vez fue vital, no se convierta en una trampa de lealtades inconscientes que nos lleve a vender hasta nuestra propia alma y felicidad.

Bert Hellinger, sistematizador de las Constelaciones Familiares, en relación a lo expuesto, llego a hablar de la “ buena y mala consciencia” , podríamos decir que de niños, la “buena consciencia” está ligada justamente a la necesidad de pertenecer a un grupo o familia, de ser vistos para ser atendidos y por ende vivir, de adultos, en un proceso de crecer y mirar hacia adentro para tomar decisiones, no en automáticos sino sentidas y conscientes, la invitación está en muchos aspectos, en avanzar desde la “mala consciencia”, aquella que esta orientada a asuntos no bien vistos por el grupo en el que crecimos, a asuntos nuevos, esquemas distintos, nuevas formas de ver la vida y desde allí, poder justamente honrar la vida recibida y disfrutarla como un artista disfruta el lienzo en blanco donde plasma su propia obra.

Es de anotar, que resignificar la pertenencia y seguir nuevos caminos, no va en sentido contrario a la humildad de quien reconoce la historia y las raíces, y es que no por el hecho de florecer, una flor puede olvidar sus raíces. Amando y agradecido las raíces, podemos ligeros de cargas ir avanzando hacia nuevos caminos sin sentir amenazado el disfrute de vivir y crear.

Como suelo también expresar en consulta en especial cuando acompaño adolescentes, crear tu propio espacio no desde la Rebeldía, sino desde la creatividad, humildad y la revolución responsable, eso es avanzar hacia el adulto que quieres llegar a ser.

29 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Latinoamericana de Constelaciones Familiares.