Buscar
  • RELACOF

RECONOCER CON EL CORAZÓN

Por Luz Betancur Posada, miembro de RELACOF


Muchas cosas se han mantenido ocultas para nosotr@s… Hasta que llega ese momento donde debemos encarar “eso” que ha estado oculto. Llega ese tiempo preciso para poner nuestra atención en lo que quiere salir a la luz.


Para recibir lo que ya no quiere estar oculto, nuestra actitud debe ser de mucho respeto y apertura, que sea nuestro corazón desde el amor quien tome lo que se nos quiere revelar. Los regalos se toman con gratitud, sabiendo que fueron pensados personalmente para nosotr@s y que ya nos pertenecen cuando llegan a nuestra vida. Cuando algo se nos devela podemos tomarlo como un regalo, esto no significa que lo recibido sea del completo agrado nuestro; llegaran cosas que superaran nuestro entendimiento, es por eso que nuestro corazón juega un papel muy importante.

Solo con el corazón podemos reconocer lo que nos llega a ser extraño y hasta indiferente. Solo desde el corazón, lo que antes ha permanecido oculto, podrá ser mostrado, acogido y Asentido. Cuando nos instalamos en nuestro corazón y el amor que allí habita nos mueve, ayudamos a nuestra mente a estar abierta para que lo esencial sea accesible a nosotr@s.

El corazón nos ayuda a detenernos, en quietud, invita a la mente a desapegarse de las expectativas, de las intenciones y de cualquier deseo u obsesión que nos impida ver, escuchar, sentir y gustar de lo esencial en TODO.

Ese “miedo” que experimentamos ante aquello que se nos pueda revelar, es un miedo que nos podrá ayudar a transformar nuestra forma de pensar, nos ayudará a disponernos a lo que pueda venir; convencid@s que todo lo que nos sea entregado tendrá un efecto sanador para para nuestra alma y nuestro espíritu. Lo esencial llega como un destello de luz que penetra todo nuestro ser y nos tatúa para siempre, y aunque quizás no recordemos en algún momento lo sucedido, aquello comprendido en su momento, nos modificó en algo para siempre.

Las y los invito a estar en cada momento de nuestra vida desde el corazón. Desde el momento en que nos levantamos hasta el instante en qué vamos a descansar de noche, que sea nuestro corazón quien ayude amorosamente a nuestra mente a entrar en quietud, a despejarse para poder ver en todo lo que es esencial.

Dejemonos tocar, tatuar para siempre por la Luz, que desde la oscuridad se nos quiere revelar.

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo